Petromercado

Información sobre el sector petrolífero

Home Blog Petromercado Artículos Qué es la potencia reactiva, para dummies
Qué es la potencia reactiva, para dummies

Voy a intentar explicar qué es la energía reactiva de manera sencilla, para gente no instruida en este campo y para ello me tomaré unas cuantas licencias físicas que si Amper, Volta o cualquier genio de esta ciencia resucitara, solo de oirlas se volvía a morir.

Al ser invisible, la electricidad es difícil de concebir, así que lo mejor es hacer el símil con el agua de un río y los molinos.

Podríamos clasificar los ríos por dos de sus cualidades. El caudal, es decir, la cantidad de agua que llevan y la pendiente de su curso, los ríos de la cornisa cantábrica tienen una pendiente muy pronunciada y los ríos de la meseta mucha menos pendiente. El agua serían los electrones en nuestro ejemplo. El equivalente eléctrico al caudal de agua es la intensidad o amperaje y el equivalente a la pendiente es la tensión o voltaje.

Un molino en un río se mueve, no por el agua en si, sino por el fluir del agua. El agua estancada no hace que el molino se mueva. Hay molinos que tienen distintas propiedades, la que nos interesa aquí, es la forma en que se mueven, unos se mueven a velocidad constante, otros según la velocidad del río y otros más rápido o más despacio. El equivalente a los molinos en electricidad es cualquier aparato eléctrico, un ordenador, un motor eléctrico, una resistencia calefactora son el equivalente al molino, cada uno con unas características distintas.

Hechas las equivalencias pasemos a explicar la potencia reactiva a través de su equivalente líquido.

Lo que afecta a la potencia reactiva son lo que llamaremos “molinos inductivos”. Este tipo de molino tiene una característica, y es que le cuesta arrancar. Supongamos que empieza a fluir el agua por el canal donde tenemos nuestro molino, durante un breve espacio de tiempo, aunque el agua empuja el molino no se mueve. Sigue llegando más agua, que al no poder pasar porque el molino está parado, se va embalsando. Pasado un instante se empieza a mover el molino de tal forma que ahora pasa tanta agua como llega, sin embargo la que se embalsó al principio no se puede desalojar, lo cual causa problemas en la red, por fugas, evaporación etc. Es ineficiente y antieconómico y por tanto no nos interesa.

La compañía eléctrica en principio, no nos cobra por el agua en sí, sino por el flujo. Cuando tenemos potencia reactiva, estamos embalsando electricidad en sus líneas. A la compañía le perjudica mucho la reactiva porque sobrecarga su red y ademas genera pérdidas por calentamiento de líneas. Para forzar al usuario a que evitara la generación de potencia reactiva, se inventaron un término, el suplemento por reactiva cuyo precio se ha disparado en los últimos tiempos por motivos medioambientales y económicos.

La solución, los “molinos capacitivos”. Si al molino inductivo le cuesta arrancar y genera embalsamiento de agua, al molino capacitivo le molestan los embalses. Lo que quiere es que el nivel de agua a un lado y a otro sea el mismo. Cuando el molino inductivo está parado embalsando, el molino capacitivo se mueve para que circule agua, cuando el otro arranca, el capacitivo ha hecho su labor y se para.

Los molinos capacitivos en electricidad se llaman condensadores.

Como comentaba al inicio, esto es un ejemplo para hacerse una idea mental. La cosa en la realidad es un poco más complicada pues depende de la frecuencia, el número de fases y de propiedades de la electricidad no extrapolables de la agua.

Si quieres más información nada mejor que Google

Vídeo de un molino en funcionamiento, puedes verlo en este enlace del youtbe.